Browsing articles from "septiembre, 2012"
sep 3, 2012

«No quiero Helvetica ni Frutiger ni Times ni Bodoni. Quiero Gandhi»

Entrevistamos a  los autores de la tipografía Gandhi: Cristóbal Henestrosa y Raúl Plancarte

Tipografía Gandhi

Tipografía Gandhi en uso de uno de los carteles publicitarios de la propia tipografía y por extensión de la Librería Gandhi

 

La tecnología cambia. Internet cambia. La tipografía y su uso cambia. Una muestra clara es el proyecto de la tipografía Gandhi, diseñada por Cristóbal Henestrosa y Raúl Plancarte con la colaboración de Gabriela Varela y David Kimura, una fuente de distribución gratuita con una licencia de uso para fines personales pero también comerciales y que ademas permite la distribución de la misma. Cuenta con dos versiones hermanas, una de palo seco y una con remates, y cada una de ella se distribuye con cuatro pesos: normal, negrita, italica y negrita itálica. 

La tipografía Gandhi nació como parte de una campaña de lectura impulsada por la Librería Gandhi, aquí convertida en mecenas, y desarrollada por la agencia de publicidad Ogilvy México. Su condición de gratuidad  no significa una merma en su calidad,  mas bien todo lo contrario, es una demostración de que lo gratuito no tiene que ser por defecto de calidad inferior.

Hemos querido hablar con los autores de la fuente, Cristóbal Henestrosa, conocido ya por los lectores de Tipo e por su participación en el libro Cómo crear tipografías de esta misma casa, y Raúl Plancarte, ambos diseñadores de tipos mexicanos.

 

¿Cómo surge la idea de la tipografía Gandhi, de crear una fuente completa y de libre descarga, uso y distribución?

Raúl Plancarte: Surge bajo el interés de Ogilvy México de desarrollar para Librerías Gandhi una campaña de lectura sostenida en la distribución gratuita de una fuente. Esta campaña tiene por objetivo poner al servicio de sus lectores y posibles usuarios una herramienta de calidad y gratuita para diversos usos: desde el estudiante que busca cierto estilo para redactar su tesis, hasta el profesionista que requiere una buena familia tipográfica para componer un libro de arte.

Cristóbal Henestrosa: La idea recayó primeramente en Ogilvy México, quien pensó que la tipografía podía relacionarse con la promoción de la lectura, que es uno de los estandartes en las campañas de Librerías Gandhi. La idea era que las fuentes pudieran «invadir» los discos duros de los usuarios, por lo que ofrecerlas de manera gratuita era lo indicado.

 

Bocetos tipografía Gandhi

Primeros bocetos de la fuente en su versión serif

 

¿Cómo se han organizado el trabajo en la distancia?

Raúl Plancarte: El equipo de trabajo esta constituido por Cristóbal y yo en el día a día laboral, con David y Gabriela tuvimos algunas retroalimentaciones durante el desarrollo del proyecto para estar de acuerdo con lo que se le presentaba al cliente y con el aspecto de la fuente. David y Gabriela también funcionaban como un enlace con el cliente, debido a que es un cliente dentro de la cartera en su estudio.

Cristóbal y yo nos comunicábamos por Messenger y Skype de manera cotidiana, y nuestro intercambio de archivos era a través de Dropbox. Estas herramientas nos permitían de manera inmediata saber lo que ambos estábamos haciendo, restablecer nuestro plan de trabajo cuando era necesario y aprovechar las horas reales que invertíamos de manera práctica y efectiva en el proyecto.

Cristóbal Henestrosa: Raúl y yo nos comunicábamos cotidianamente mediante la computadora, y cada que sentíamos que llevábamos avances significativos, enviábamos a David y Gabriela, quienes hacían valiosos comentarios, especialmente en las primeras fases, cuando era importantísimo definir los cimientos. Una vez establecidos, Raúl y yo tuvimos mucha libertad para trabajar.

 

Bocetos tipografia Gandhi

Primeros bocetos de la fuente en sus versiones serif y san serif

 

¿Cómo se han repartido el trabajo de creación y desarrollo de la fuente entre cuatro personas? ¿Alguien coordinaba? ¿Se repartieron estilos o era un trabajo grupal?

Raúl Plancarte: David y Gabriela contactaron al estudio de Cristóbal (Estudio CH) y él a su vez contactó al mío (Raúl Plancarte / Fonts & Logos). En ese inicio los cuatro nos reunimos para tener una primera impresión de hacia dónde debía llevarse la dirección del proyecto. Intercambiamos en esa junta los primeros bocetos, ideas y casos de estudio. David y Gabriela iban llevando las tareas administrativas con Ogilvy México de manera puntual. Hacia nosotros había algunas consultas sobre nuestra productividad a partir de dibujos vectoriales, PDF y archivos de Fontlab bajo un calendario de trabajo que hicimos de manera grupal.

En el otro equipo de trabajo, Cristóbal llevaba el papel de director del proyecto. Entre él y yo íbamos estableciendo los lineamientos creativos y de producción que debía tener la familia tipográfica. En un principio acordamos que Cristóbal desarrollaría la versión serif y yo la versión sans, pero en menos de 10 días nos dimos cuenta de que debíamos de estar en constante intercambio de archivos y diálogo entre nuestras perspectivas de trabajo para lograr un resultado final satisfactorio. El reto estaba en lograr que el esqueleto de la letra fuera lo suficientemente sólido para poder homogeneizar serif y sans.

Este proceso lo empezamos de manera gradual, primero comenzamos con las bajas de las versiones redondas en sans y en serif. Una vez consensuados su aspecto y diseño pasamos a las altas, de ahí a los números y de ahí con el resto del repertorio. Concluimos las fuentes redondas serif y sans en un periodo de mes y medio. Esta parte del proyecto fue la más dura, debido a la inmediatez y maduración que el proyecto demandaba en el plan de trabajo. De ahí en adelante todo fue más sencillo.

Cristóbal Henestrosa: Había trabajado en otros proyectos grupales (la colección Balduina, por ejemplo, que realicé con el Círculo de Tipógrafos), pero nunca había tenido la oportunidad de trabajar en coautoría en un proyecto tan demandante en las condiciones en que se hizo Gandhi. Me da mucho gusto que haya sido con Raúl, a quien conozco desde hace ya algunos años (2004, durante la primera edición de Tipos Latinos). Nuestros amigos en común se sorprenden de que nos llevemos tan bien, pues él es muy extrovertido y de gustos contemporáneos, mientras yo opto más bien por la introversión y lo antiguo. Nos une, sin embargo, el amor por las letras, y esa sui generis relación ha dado sus primeros frutos profesionales con Gandhi. La aportación de David y Gabriela también fue fundamental, en la medida en que ellos también tienen experiencia en diseño de tipos, por lo que sus comentarios eran atinados en la mayoría de los casos.

 

¿De qué briefing partían para crear la fuente?

Raúl Plancarte: Teníamos en cuenta básicamente tres cosas: la primera, que debía de ser una familia para textos, funcional y contemporánea. La segunda, considerar ciertos gestos y valores que distinguen a la marca Librerías Gandhi. La tercera, buscar la manera de desarrollar este proyecto en la menor cantidad de tiempo.

En ese primer punto, postulamos que debía de ser capaz de componer textos largos. Un libro, como reto máximo. Pero también, en un segundo plano, esta letra debía ser atractiva en otros usos: las cabezas e identificadores que se diseñaran con sus pesos obscuros debían de ser muy llamativas. Debía lucir moderna en su seriedad y tener esa «novedosidad» que los usuarios buscan en un producto para que quisieran descargarla e instalarla en sus computadoras.

En el segundo punto, al estudiar la marca había elementos que de manera clara debían retomarse. Realizar una g de ojo moderno nos pareció una gran idea para la versión sans, cosa que no hicimos con la a, que también es de ojo moderno en la marca, debido a las dificultades que presentaría en el terreno de las fuentes de texto. Buscamos que estas fuentes se hicieran de manera simultánea para facilitar su parentesco y que no pareciera que primero se hizo una fuente y que la otra fue una mera adaptación. Esto fue también un reto porque, si bien serif y sans son fuentes hermanas, debían presentar cierta flexibilidad en su parentesco para evitar rasgos o trazos forzados. Un ejemplo: la g es de ojo moderno en la sans y de ojo antiguo en la serif. Ambas deben ser funcionales y creíbles en sus diversos universos. Parte de conceptualizar familias que deban lucir del mismo estilo es tener en cuenta que en ciertas ocasiones hay que hacer las cosas distintas.

En el tercer punto, siempre tuvimos en mente usar la menor cantidad de nodos, principalmente en la serif, para agilizar el proceso. Queríamos atractivo sin perder practicidad.

Cristóbal Henestrosa: Otro factor que interesaba mucho es que el resultado fuera muy legible. A mí siempre me ha parecido que ese es terreno resbaladizo, pues es difícil comprobar científicamente que tal fuente es más legible que otra para todos los posibles usuarios en toda circunstancia, así que más bien decidimos enfocarnos en que a la gente le pareciera atractiva y, a la vez, sencilla de leer. Invisible, en el sentido del que habla Beatrice Warde.

 

En el proceso de diseño, ¿surgieron los dos modelos a partir de una estructura común o de uno salió el otro? De ser así, ¿cuál fue primero, la paloseco o la tipo con remates?

Cristóbal Henestrosa: El proceso fue paralelo. Tratamos todo el tiempo de que ambas versiones convivieran armónicamente, que no se viera una subordinada a la otra, que ambas tuvieran vida por sí mismas. Durante algunos periodos la serif iba ligeramente más adelantada, pues pensábamos que de ahí podían salir trazos e intenciones útiles para la sans. Y también funcionaba en el otro sentido: en muchas ocasiones lo logrado en la sans influía en el espíritu de la versión con remates. En general, ambas fueron resolviéndose al mismo tiempo.

 

Bocetos tipografía Gandhi

Primeros bocetos de la fuente en sus versiones serif y san serif

 

¿Qué plazo de tiempo dispusieron para desarrollar el proyecto completo?

Cuatro meses. Del uno de noviembre de 2011 al uno de marzo de 2012.

 

Boceto tipografía Gandhi

Bocetos de Cristóbal Henestrosa para la versión con remates

 

¿Qué inspiración tuvieron en la parte más creativa, qué otras fuentes fueron base de esa inspiración?

Cristóbal Henestrosa: Para la versión serif, la economía de trazos requerida nos hacía pensar en una didona, pero a la vez queríamos algo más cálido. Por tanto, buscábamos una garalda racional, o una didona humana, lo que quizá al final nos llevó sin querer al terreno de las romanas transicionales, pero con un toque contemporáneo. Así de ecléctico. Para la versión sans, la marca de la empresa fue una referencia importante, así como la fuente que usaban hasta ese momento para su muy celebrada y recordada publicidad (Helvetica Bold).

Raúl Plancarte: Estamos conscientes de que tener una familia sans y una serif con características similares ya se ha hecho y se seguirá haciendo. En varios lugares ya existe el principio de lanzar familias en las que ambas versiones tienen características hermanas, que se emparientan lo suficiente; hay  un lazo que las une, pero de manera sutil. El trabajo de Dino dos Santos en Leitura, por citar un ejemplo.

 

Bocetos tipografía Gandhi

Bocetos iniciales de la tipografía Gandhi en sus dos versiones, con y sin remates

Pruebas iniciales tipografía Gandhi

Bocetos iniciales de la tipografía Gandhi en sus dos versiones, con y sin remates

 

¿Cuál es el objetivo de la tipografía Gandhi? hasta donde les gustaría que llegara?

Cristóbal Henestrosa: El objetivo principal es que la gente la use. Sinceramente, no creo que Gandhi sea más legible que todas las tipografías de la historia: está bien que seamos buenos, pero no está en nuestros planes superar a todos los maestros que nos han precedido. Pretendemos, eso sí, que nuestras fuentes puedan ser puestas al lado de otras y que, quizá, algunos usuarios las prefieran. Me doy por bien servido si de vez en cuando alguien dice: «No quiero Helvetica ni Frutiger ni Times ni Bodoni. Quiero Gandhi». Esa persona, por cierto, no necesariamente debe ser un experto.

Raúl Plancarte: El tipógrafo está para servir y está sujeto a las necesidades de los usuarios. Para nosotros el hecho de hacer un producto de buena calidad, que cumpla con ello, es más que suficiente.

 

Tipografía Gandhi

Evolución de la tipografía Gandhi en su versión con remates.

 

¿Qué fórmula se os ocurre para que Gandhi sea utilizada por el público en general y no sólo por diseñadores y profesionales? ¿Es eso posible?

Cristóbal Henestrosa: No tenemos una fórmula. No obstante, creo que estamos en un lugar privilegiado: la familia se distribuye gratuitamente y quien está detrás es la cadena de librerías más grande de México. Y quienes visitan las librerías y quienes tienen contacto con la librería en las redes sociales son, en su mayor parte, personas que no se dedican al diseño de manera profesional. Por tanto, estimo que sí puede llegar a muchas personas más allá del ámbito del diseño. También comprendo que a una gran cantidad de personas les da lo mismo la forma de las letras, pero también sé que, si Librerías Gandhi la recomienda, se puede empezar a usar porque tiene prestigio. Las personas emulan los anuncios de la cadena para promover alguna idea política, filosófica o simplemente divertida, porque tiene autoridad y porque sus anuncios son fáciles de reproducir (frase ingeniosa y juguetona en letras negras, sans bold, fondo amarillo). Y, por cierto, algunos de esos anuncios apócrifos han empezado a utilizar la tipografía Gandhi. No sé si la familia sea alguna vez inmensamente popular en todo el mundo, pero sin duda tendrá alguna trascendencia, al menos a nivel regional.

Raúl Plancarte: Somos optimistas. La familia posee una sensación contemporánea, es funcional y además gratuita. Creemos que hay oportunidad de que eventualmente el usuario la elija ante otras alternativas que tiene también de forma gratuita o en sus sistemas de cómputo.

 

Tipografía Gandhi

Evolución de la tipografía Gandhi en su versión sin remates.

 

Por último, personalmente, ¿dónde les gustaría verla utilizada?

Cristóbal Henestrosa: El primer gran logro es, claro, verla en la publicidad de Gandhi pues, como he dicho, sus campañas son muy exitosas. También me gusta que, de repente, veo que otras personas comienzan a usarla para sus proyectos académicos, para algún logotipo, para alguna imagen que publican en Facebook. Me ha escrito una diseñadora que trabaja en una cadena de librerías rival para decirme que me felicitaba enormemente, que Gandhi le había encantado y que ya la tenía en su disco duro. Sería fabuloso que la competencia la usara algún día, pero sospecho que no ocurrirá.

Raúl Plancarte: Ya nos sentimos orgullosos de lo que logramos como equipo, con las condiciones y con el tiempo asignado. Cualquier hallazgo que pueda hacer en la red u otro medio en donde vea muy bien aplicada la fuente, por supuesto que me hará sentir feliz.

El Blog

Bienvenidos al blog de Tipo E, un espacio para la reflexión entorno a la tipografía latina y en castellano.
Abordaremos temas relacionados con la tipografía en sus diferentes disciplinas: diseño de tipos, diseñadores, aplicación de la tipografía, su historia, y por supuesto todas las novedades de la editorial Tipo e y sus publicaciones.
¡Bienvenidos!

Contacto

Puedes ponerte en contacto con nosotros via e-mail:
elena@tipo-e. com
manuel@tipo-e. com

Categorias